Crimea armada completamente tras su nueva reunificación a Rusia

Crimea armada completamente tras su reunificación  con Rusia

Hace tres años, el 16 de marzo de 2014, Crimea se convirtió oficialmente en parte de Rusia. Desde aquel momento, la Flota del Mar Negro ha sido profundamente modernizada y ha obtenido una gran cantidad de armas.

En 2015, la Flota del Mar Negro recibió más de 200 unidades de armas y equipos militares nuevos, 40 buques y embarcaciones y más de 30 aviones diferentes, incluidos los Su-30SM.

Las tropas costeras se completaron con 140 unidades de equipos blindados modernos. Al servicio de Crimea entraron los modernos complejos costeros de misiles Bastión.

En 2016, la Flota del Mar Negro recibió la mayor cantidad de barcos y submarinos nuevos en comparación con otras flotas rusas.

Crimea también se reforzó con sistemas de misiles S-400 Triunf, complejos Pántsir-S, cazas Su-30SM y complejos de misiles costeros Bastión.

Para el 2020, se prevé que la flota reciba unos 50 barcos y buques de apoyo nuevos.

Que armas protegen a Crimea

Submarinos

La Flota del Mar Negro fue totalmente equipada con el componente submarino. Seis submarinos diésel-eléctricos del proyecto modernizado 636.3 Varshavianka se basan en Novorossiysk y Sebastopol.

En octubre de 2016, el submarino Nóvgorod del proyecto entró en servicio de la flota de combate. El sexto submarino diésel-eléctrico Kólpino y último de la serie fue entregado a la Armada el 24 de noviembre.

Los submarinos del proyecto 636 demostraron su eficacia a finales de 2015, cuando el submarino Rostov del Don, el segundo de la serie, utilizó misiles de crucero Kalibr desde el mar Mediterráneo para destruir los objetos del grupo terrorista Daesh —proscrito en Rusia— en Siria.

Buques patrulleros y portamisiles

En 2016, la flota comenzó a completarse con los buques patrulleros de la serie Almirante, equipados con complejos de misiles de choque Kalibr-NK.

La nave principal de la serie 11356 Almirante Grigoróvich entró en servicio de la flota de combate el 11 de marzo de 2016. En noviembre realizó misiones como parte del grupo naval ruso en el Mediterráneo.

La segunda fragata en esta serie, el Almirante Essen, entró en la flota el 7 de junio. Se prevé que el tercer buque de patrulla Almirante Makárov, que ahora está pasando pruebas en el mar Báltico, será entregado a la flota en un futuro próximo. Según los desarrolladores, estas naves serán ‘burros de carga’ de la flota en los próximos años.

En 2015, la Flota del Mar Negro obtuvo dos buques portamisiles del proyecto 21631 Buyán-M  Sérpujov y Zelioni Dol, equipados con los misiles Kalibr. Cuatro buques más de este tipo están en construcción.

El casco de los buques de este proyecto se fabrica con la aplicación de la tecnología furtiva. En la pantalla de radar, resulta difícil distinguirlos de las embarcaciones pesqueras. La probabilidad de detectarlos en el mar disminuye debido a la estructura inclinada de la silueta y un recubrimiento absorbente.

A pesar de su pequeño tamaño, los buques del proyecto Buyán-M pueden ser un rival muy peligroso. Sus misiles son capaces de alcanzar los blancos en el golfo Pérsico, el canal de Suez, el mar Rojo y el Mediterráneo en un radio de 2.500 km.

En octubre de 2015, las naves de esta serie bombardearon con misiles de crucero las posiciones de Daesh en Siria.

Los buques de misiles polivalentes de la zona marítima próxima del proyecto 22800 Karakurt también estarán equipados con misiles Kalibr. La Flota del Mar Negro será una de las primeras en recibir los Karakurts.

En los próximos años, la Flota del Mar Negro contará con patrulleros del proyecto 22160 y el buque de rescate del mismo modelo que el Ígor Beloúsov.

El buque insignia de la escuadra el crucero portamisiles Moskvá en los próximos años se someterá a una profunda renovación y modernización para poder emplear nuevos sistemas de armas y comunicación.